lunes, 17 de diciembre de 2007

martes, 4 de diciembre de 2007

Aprendiendo...



Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia... entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender...
Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes... y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.
Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema. Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.
Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende... y con cada día uno aprende.
Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.
Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.
Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.
Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.
Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.
Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.
Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.
Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.
Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.
Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.
Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes.
Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.
Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en eseinstante.
Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.
Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido.

Pero desafortunadamente, solo con el tiempo...

-Jorge Luis Borges

domingo, 2 de diciembre de 2007

La Urgencia de una Educación para el Ser


Por Claudio Naranjo
(...)Los educadores son personas con una vocación materna, sean hombres o mujeres, que es como la prolongación del espíritu materno de educar, una forma de maternizaje y, sin embargo, todo esto está sujeto a las decisiones de políticos de la educación, generalmente internacionales, que no saben lo que ocurre de primera mano, que no tienen esa vocación, ese sentido, esa sensibilidad y sólo piensan en rendimientos, beneficios económicos futuros, que piensan más a través de sus ordenadores que con su sensibilidad intuitiva. Y entonces es otra traición al espíritu verdaderamente pedagógico, a la vocación matrística, digamos, una traición en que el amor queda supeditado al modelo: que nos vayamos a parecer lo más posible a Singapur, desde que se descubrió que los de Singapur lo hacen mejor en cuanto a sacarse buena nota y "estrujan" más a la gente, pues es un sistema en esencia policial, donde se azota a la gente si escupe en la calle, donde se mete a la cárcel a cualquiera por cualquier pequeña infracción. Ese espíritu de tener a la gente dieciséis horas al día estudiando para dar exámenes, eso es lo que ahora se cree que es el futuro de la educación. Así que yo creo que hay una gran tragedia en la educación, se está aplastando al espíritu humano con gran ignorancia de lo que se está haciendo. Si quisiéramos transformar el mundo necesitaríamos transformar a las personas, no se puede a través de la religión solamente o de la psicoterapia solamente, son vías minoritarias, hay que sentir un anhelo de otra cosa para hacer los grandes sacrificios que llevan a la transformación. Una persona para empezar a nadar contra la corriente y salvarse o para limpiarse el alma y arreglarse el mundo interior, necesita esfuerzos, ya que son pocas las personas que llegan al final del camino, ni a la mitad del camino y hoy en día también eso se está haciendo difícil por las realidades económicas (...)
(...)Yo propongo siempre que la educación tenga un elemento análogo al de la terapia rogeriana, "centrada en el cliente": se debe hacer una educación centrada en el niño, en que los intereses del niño cuenten y no se mate la espontaneidad, no se mate la curiosidad, no se mate el ansia de aprender. Todas las cosas que se "embuten" después quedan por el camino, sirven por un rato y después impiden la educación real, el aprendizaje real. Y aprendizaje es cambio; escribir y leer, calcular no son educación, son instrumentos de la educación, pero no fines de la educación. Y yo creo que en esto se equivocan a menudo los padres, pues muchas veces hay educadores reales aquí y allá, colegios que quieren hacer cosas innovadoras y no son solamente las instituciones o la burocracia central de los diversos países la que con sus exigencias de exámenes interfiere con las prioridades del desarrollo. Es la misma comunidad, la inercia social del ambiente la que se torna en una interferencia respecto a la necesaria reforma. Los padres dicen "pero ¿por qué a mi hijo no le enseñan las cosas importantes? Todavía no lo hace bien, no se saca buenas notas en cosas básicas y están haciendo esas cosas rebuscadas". Lo que se necesita no es simplemente una educación que tenga tal o cual ramo más, como un decorado o signo de modernización, sino que haya desde la base un planteamiento de que educar es ayudar al desarrollo completo del ser humano, y eso significa educar para una transformación y educar seres completos. Y educar seres completos es educar para SER, no sólo para hacer. Y el ser es una vivencia que solamente puede tener una persona completa. Yo creo que todos nuestros males, toda psicopatología puede ser reinterpretada desde la carencia de ser. Freud interpreta la neurosis como un bloqueo de las pulsiones, de los impulsos. Yo creo que más profunda es la interpretación existencial de que uno tiene un anhelo de llenar cierto hueco y siente un vacío, apenas lo reconoce, porque la cultura no tiene nombre para eso, para esa… podría llamársela ansia metafísica. Entonces no habiendo eso, uno llena ese vacío con toda clase de substitutos. Lo llena con la intensidad de las drogas y el rock & roll y las motocicletas y el vivir peligrosamente; otros lo llenan con un ansia de saber y se hace muy erudito, el otro lo llena con una sed de aplausos, otro lo llena con una adicción al amor. Pero todo eso son aguas que no calman la sed, son maneras de querer llenar ese vacío central con una cosa que no puede ser llenada sino con el sentirse: Yo Soy.(...)

Extractos de una conferencia de Claudio Naranjo, Universidad Diego Portales, Santiago, Enero 2002. Tomado de www.culturaeducacion.cl

Claudio Naranjo es un psiquiatra chileno, pionero en la búsqueda de nuevas formas de desarrollo integral para el ser humano. Discípulo directo de Fritz Perls, creador de la Terapia Gestáltica, Naranjo resume en su quehacer toda la vanguardia de la Nueva Psicología. Escritor, educador, investigador y buscador incansable ha vivido los últimos 40 años fuera de Chile.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Recuperar el poder...


Sentirnos bien, ése es nuestro propósito desde que nos levantamos por la mañana hasta la última hora de día.
Pero muchas veces piensas que no lo puedes lograr porque algo o alguien han interferido en tu intención.
Y haz dado en la tecla justa…Si hoy no has logrado sentirte bien, es porque alguien no lo permitió: ¡tú!

Respira…

Otra vez…

Debemos entender que nuestro sistema emocional no reacciona a lo que ve, sino a los pensamientos. Cuando perdemos la paz, no es por lo que vimos o experimentamos, sino por lo que pensamos de esa persona o experiencia.
Es decir, lo que hoy te desconectó del bienestar no fue una persona, sino lo que tú pensaste de ella; no fue esa situación, sino la manera en que decidiste verla. Sin saberlo, al unirte a un pensamiento de dolor, miedo, rencor, defensa, etc… con lo que tenías frente a ti, elegiste perder la paz.
Ahora lo sabemos y eso nos hace responsables: nuestro bienestar depende de nosotros y nadie más.
Si tenemos pensamientos hacia una persona o una situación donde no haya amor, comprensión o tolerancia, no tendremos bienestar. La buena noticia es que sólo un cambio de pensamiento de nuestra parte será suficiente para recuperar la paz.
Elegir el pensamiento más amoroso que podamos tener en éste momento, a cerca de algo o alguien, es todo lo que debemos hacer para conquistar el máximo de nuestros propósitos: vivir en paz.
Cada vez que digo que el poder reside en nosotros, es exactamente eso lo que quiero expresar. Y lo diré de otra manera: nadie tiene el poder en tu vida excepto tú. El poder de ser feliz o no, de amar o no, de sentirte bien o mal…
Y usarlo o prestarlo, también depende de ti.
¿Te animás?
La formula es simple: mientras más amor podamos dar, más cerca estaremos de lograr aquello para lo que tanto tiempo, esfuerzo y dinero hemos invertido hasta hoy: ¡ser felices!



(Vivir en la zona)

lunes, 8 de octubre de 2007

Tu espíritu es convocado a revelar su maestría


Veo tus ojos mirando al cielo.
Siento el clamor que brota en tu interior.
No importa que no te comprendan, no importa que te humillen.
Es sólo una ilusión.
No más lagrimas. No más lamentos.
Este escenario mundial de atrocidades e incoherencias fue montado para que tu alma recuerde. Nunca más la inconsciencia. Nunca más la indiferencia. Nunca más la deshumanización. Es hora que despierte tu memoria antigua. Tu espíritu es convocado a revelar su maestría. Muchas vidas. Muchas enseñanzas. Muchísimos aprendizajes. La espiral ascendente hace que hoy se ponga a prueba tu templanza y saques arelucir tu verdadera esencia de luz.
Este juego no se diseñó con errores. Los dolores, las penas, las frustraciones y los conflictos fueron enseñanzas encubiertas para que aprendas a volar. Una y mil veces caíste, y tuviste la fortaleza, la dignidad y el coraje para volverte a levantar, sin perder la confianza.
Tus alas no están rotas, solamente algo cansadas y magulladas por los golpes.
Eres amado y respetado.
Todo lo que estás viviendo es para demostrarte que puedes.
Lo que anida en tu pecho no es dolor.
Es el fuego del espíritu que abre paso a tus recuerdos. Este es el tiempo de la unificación. Tu sabiduría es llamada a transformar la realidad. Tus dones y talentos deben prestar servicio. Hay otras almas peregrinas que necesitan de tu auxilio. Naciste para inspirar con tu don de gente.
No dejes que la ilusión te engañe con sus viejos trucos. Recordá que nos prometimos ganarle la pulseada.
Hoy seco tus lágrimas porque así lo hiciste conmigo.Quiero que vuelvas a sonreír. Necesito ver el brillo de tus ojos. Vamos rumbo a la meta, con las lecciones aprendidas. No fue en vano tanto esfuerzo.Honremos las enseñanzas. Digámosle gracias con el corazón abierto, en dirección al Sol.
Celebro porque estamos juntos y cada vez somos más. Esta noche, cuando eleves tu mirada al cielo, prestá atención a la Luna: dejé un abrazo gigantesco, lleno de amor, fe y esperanza, para que te cuide y te acompañe en lo que resta del camino.
Hoy tu espíritu es llamado a revelar su maestría. Las estrellas no titilan, sólo danzan de alegría.
(Por Julio Andrés Pagano)

lunes, 1 de octubre de 2007

Coraje...


"Tener el coraje de ir más allá", es el acto de relajarse y permitir que tu vida entre en un fluir libre y espontáneo. Esto conlleva menos estructuración, más confianza y fe y tomar la vida tal y como te la encuentras, en vez de intentar encuadrarla en un patrón preconcebido y enfadarse cuando las cosas no resultan como esperabas.

El ego es por naturaleza resistente a dejarse fluir. Quiere aferrarse a su sentimiento de poder y dominar tu vida y las vidas de los demás. Necesita del control porque se siente inseguro. Así que puede darte miedo dejarte fluir, pero bajo mi punto de vista es más atemorizante permanecer donde estar.

En el mundo del ego y del intelecto, no tienes que desarrollar una confianza ciega. Puedes confiar en tus experiencias pasadas y reflexionar las cosas y normalmente eso funciona para ti la mayor parte del tiempo. Pero como ser espiritual, confiar es vital. En el dinámico y asombroso mundo del Yo Infinito, vuelas a ciegas. No tiene límites, así que te llevará a terrenos que no te son familiares y eso precisamente es lo que hace el proceso tan fascinante. El viaje del ego al espíritu conlleva resolver las paradojas dela existencia humana:

Tenemos que aceptar la infinidad estando dentro de un cuerpo mortal.

Tenemos que creer en un Dios que no podemos ver.

Tenemos que aprender a amar en una dimensión donde hay tanto odio.

Tenemos que ver abundancia cuando la gente habla constantemente de carencia.

Tenemos que descubrir la libertad donde el control es la religión estatal.

Tenemos que desarrollar nuestra autovalía mientras la gente nos critica y empequeñece.

Tenemos que ver belleza donde hay fealdad

Tenemos que abrazar la amabilidad y las actitudes positivas cuando estamos rodeados de incertidumbre.

Tenemos que sentirnos a salvo a pesar de nuestras preocupaciones.

En conclusión, al coraje de ir más allá, el coraje de ser vulnerable. Conforme cambies y crezcas el ego se sentirá asediado y amenazado. Si tienes poca o ninguna resistencia, estarás bien; si te resistes y luchas, dolerá un montón. Así que sé valiente. Permítete ser vulnerable. Deja a un lado la insistente psicología del macho que sufre la mayoría de la gente. En vez de eso penetra en la intensa belleza espiritual de moverte y fluir sin saber necesariamente qué camino tomar o cómo llegarás allí.

Por Stuart Wilde

Vivir y volar,... fluir...


Nadie hace el mal sin una justificación. Es la justificación la que lo engaña. Nadie se daña a si mismo concientemente, sino inconcientemente. El que hace el "mal" es un loco que no merece castigo, sino cura.

Las cosas se observan para ver la verdad que hay detrás de las formas con que se cubren. Este texto me encanto, leo entre lineas sabiduria que me encanto digerir y que me motiva a seguir... Despues de todo el acto más grande amor es soltar a los demás a vivir su propia vida, su propia experiencia... Volar, volar y volar....fluir, fluir y re fluir... nada es estático, todo cambia y se transforma...


El místico vomita antes el fruto del bien y del mal para poder entrar de nuevo en el Paraíso. No enjuicies nada, sino comprende el porqué y el lugar de las cosas. La felicidad no es el resultado de nada. Ella es, en sí misma, y la descubres cuando te libras de todo juicio y añadidura. Cuando quieres arreglar las cosas, metes en ellas tu yo endemoniado, tu apego, y lo estropeas todo. Entra solo en la realidad. No te apegues, ni siquiera a la liberación, porque ella no es aprensible, no se deja apresar, y lo que harás es crearte otras cadenas, otra esclavitud. Sólo tienes que ver las cosas como son.
Las cosas sólo serán cuando deban ser, por mucha prisa que te des. La realidad no es algo que se pueda forzar ni comprar. Se trata de ver la realidad tal como es. Lo cierto es que ya estás en ella, siempre lo has estado, pero la bus cas, como aquel pez que iba loco bus cando el océano. Lo único que no te deja es tu programación y tus exigencias.
Nadie hace el mal sin una justificación. Es la justificación la que lo engaña. Nadie se daña a sí mismo conscientemente, sino inconscientemente. El que hace el mal es un loco que no merece castigo, sino cura. No se puede condenar al que peca, sino el pecado, que es un error. Las acciones pueden ser malas o buenas, y siempre dependerá de la madurez y cordura del que las cometa. No puede llamarse malo al que comete actos equivocados creyendo que los hace bien, o al que hace eso compulsivamente, defendiéndose de peligros que sólo están en su imaginación. Ése es un loco, un ser dormido al que hay que despertar, o un enfermo al que hay que curar.
Nadie hace las cosas malas adrede, fríamente, por maldad, por la sencilla razón de que el componente sustancial de nuestro ser es el amor, la bondad, la felicidad, la belleza, la inteligencia como luz de la verdad. Si esta sustancia está ahogada por los miedos, por el sufrimiento, la única solución es sacar lo que estorba.
Las cosas se observan para ver la verdad que hay detrás de las formas con que se cubren. Uno puede tener en la mano un papel sucio creyendo que es un cheque de mucho valor. Si lo haces renunciar a él o se lo quitas antes de que descubra su valor real, esa persona siempre estará creyendo que le quitaron algo de valor y se comportará como un ser estafado, engañado, despojado, y sus reacciones serán de autodefensa. Así nunca despertará a la realidad. Primero habrá que despertarlo y luego él mismo será el que tire el papel sucio, riéndose del engaño en que estuvo metido. Y entonces sí quedará liberado.
Y si renuncias voluntariamente a algo, creyendo que es un valor y que has hecho un sacrificio con ello, siempre te vanagloriarás de lo que has hecho y pedirás aprobación y admiración de los demás. Pero si antes despiertas y comprendes que en esa renuncia tuya no hay nada de valor, que lo que has hecho es buscarte a ti mismo, ¿cómo te vas a va nagloriar de renunciar a algo que no servía para nada? Al contrario, te sentirás bien por haberte liberado de algo que te impedía ser más tú mismo. Pero además, entonces, comprenderás con humildad a aquellos que aún se sienten apegados a lo que tú ya has renunciado por estar despierto.
Estamos siendo controlados en la medida en que seguimos dormidos: por el consumismo, por la política, por el poder, por el trabajo y por el ocio.


Anthony de Mello

lunes, 24 de septiembre de 2007

Escuchar


Cuando los amigos ofrecen consejo, uno debería escuchar con atención.

Una de las grandes cosas que se debería aprender es a escuchar. Escuchar muy silenciosamente. No escuchar con indiferencia. No escu­char como si quisieras que pararan y estuvieras siendo cortes porque son tus amigos. En ese caso es mejor pedirles que no digan nada porque no estas de humor para escuchar.

Pero si estas escuchando, escucha de verdad... se abierto, porque quizá tengan razón. Y aunque estén equivocados, escucharlos os enri­quecerá. Conoceras más lados de la misma cosa, más puntos de vista, y siempre es bueno aprender. Así que escucha, pero decide siempre por vuestra propia cuenta.

En cuanto una persona posee esta comprensión relativa y se des­prende de las necedades absolutas, las cosas se tornan muy claras y fáci­les. De lo contrario, la gente es muy, tajante. Piensa en términos de abso­lutos: esto es verdad y lo que sea que se le oponga está mal. Es algo que ha perjudicado a toda la tierra... los hindúes, los mahometanos y los cris­tianos luchan porque todo el mundo reclama la verdad absoluta. Nadie posee ningún derecho sobre ella. No es el monopolio de nadie.

La verdad es vasta. Infinitas son sus facetas e infinitos los caminos para conocerla. Y lo que sea que conozcamos, es limitado; no es más que una parte.

domingo, 23 de septiembre de 2007

Ponerse en los zapatos del otro


En esa constante inconformidad en que vive la humanidad, donde siempre se está mirando el carecer propio y el tener de los demás, con el fin de comparar, lamentarse o vanagloriarse y criticar; se hace fácil y cómodo justificarse señalando al otro, acusándole de lo que tiene o lo que le ha de faltar, porque para cada quien, lo propio siempre será lo mejor o lo más difícil que a alguien le puede pasar.

Muchos quisieran cambiar su suerte, afirman que todo sería más viable si tuvieran aquello que otros tienen; algunos juzgan y señalan sin consideración, hacen cosas que ellos mismos no desearían que les hicieran jamás; qué fácil es mirar todo desde la barrera, sin involucrarse, sin lograr ver más allá.

Ponerse en los zapatos del otro, es experimentar en carne propia lo que vive, caminar por el sendero que pisa, con las barreras y obstáculos que debe enfrentar, teniendo las herramientas y dones que posee, carecer de lo que carece; es escribir una historia distinta a la propia, donde las condiciones de vida son totalmente diferentes, es casi como estar en otro mundo del cual quieras regresar, porque tarde que temprano sentirás que ahí no perteneces, que haces parte de otro lugar, pero que es necesario ejercitarse en valorar y respetar la diversidad…

Situarse en el terreno del otro, es aprender a sentir lo que ha de vivir, sus vacíos y temores, sus gozos y dolores; es quizás tener que andar a pie descalzo por caminos llenos de piedras y obstáculos; sintiendo en carne propia las heridas y maltratos, porque el otro posiblemente no tenga zapatos; por eso es injusto juzgar o criticar sin saber realmente lo que hay dentro de cada quien y lo que vive cada cual.

La vida suele ser como una prenda de vestir, cada persona se amolda a lo que le concierne vivir; no podemos pretender mover las fichas que no nos corresponden jugar y dejar de lado las nuestras, corriendo el riesgo de perder la partida y fracasar, tan solo porque nunca valoramos lo que tuvimos y solo estuvimos pendientes de lo que hacían o dejaban de hacer los demás, para comparar y quejarnos, sentir envidia o renegar.

Por eso, antes de burlarnos, criticar, condenar o señalar; hay que saber ponerse por un instante en los zapatos de los demás, para entender lo que viven, sienten y piensan; sin pretender nunca saberlo así no más, porque es imposible penetrar a lo más profundo del ser , el alma es el lugar sagrado al cual no todo el mundo sabe llegar.

Ponerse en los zapatos del otro, ayuda a vivir la solidaridad, a ser más tolerantes y compresivos, y construir fraternidad; porque sabiendo lo que el otro vive, sin sentir envidia, ni comparar ni juzgar; nos ayuda a no hacerle a los demás lo que no queremos que nos hagan, también se fortalecen los lazos de amistad, se permite que surja la confianza, que nos valoremos unos a otros y que así logremos alcanzar la verdadera paz.

viernes, 14 de septiembre de 2007

Sobre la vida


Cuida tus pensamientos

porque se volverán palabras.


Cuida tus palabras

porque se volverán actos.


Cuida tus actos

porque se volveran costumbre.


Cuida tus costumbres

porque forjaran tu caracter.


Cuida tu caracter

porque formara tu destino.


Y tu destino será tu vida.


Gandhi.




martes, 11 de septiembre de 2007

No sé


No sé si la vida es corta o demasiado larga para nosotros,

pero sé que nada de lo que hacemos en la vida tendrá sentido,

si no toca el corazón de las personas.

Muchas veces basta ser:

Un brazo que protege,

Un abrazo que envuelve,

Una palabra que conforta,

Un silencio que respeta,

Una alegría que contagia,

Una sonrisa que aprueba,

Una lágrima compartida,

Un deseo que sacia, y

El amor que ilumina.

Y eso no es algo de otro mundo.

Es lo que da sentido a la vida.

Es lo que contribuyepara que la vida no sea

ni muy corta,

ni tan larga,

sino para que sea intensa, verdadera, pura.


(Desconozco su autor)

lunes, 10 de septiembre de 2007

Que decir sobre la verdad?


Que siempre existen tres enfoques en cada historia:


Mi verdad, tu verdad y la verdad.-

Que toma mucho tiempo llegar a ser la persona que deseo ser.-

Que es mas fácil reaccionar que pensar.-

Que podemos hacer muchas mas cosas de las que creemos poder hacer.-

Que no importan nuestras circunstancias, lo importante es como interpretamos nuestras circunstancias.-

Que no podemos forzar a una persona a amarnos..... únicamente podemos ser alguien que ama. El resto depende de los demás.-

Que requiere años desarrollar la confianza y un segundo destruirla.-

Que dos personas pueden observar la misma cosa, y ver algo totalmente diferente.-

Que las personas honestas tiene mas éxito al paso del tiempo.-

Que podemos escribir o hablar de nuestros sentimientos, para aliviar mucho dolor.-

Que no importa que tan lejos he estado de Dios, siempre me vuelve a recibir.-

Que todos somos responsables de nuestros actos.-

Que existen personas que me quieren mucho, pero no saben expresarlo.-

Que puedo hacer todo o nada con mi mejor amigo y siempre gozar el momento.-
Que a veces las personas que menos esperamos, son las primeras en apoyarte en los momentos más difíciles.-

Que la madurez tiene que ver mas con la experiencia que hemos vivido, y no tanto con los años que hemos cumplido.-

Que hay dos días de cada semana por los que no debemos preocuparnos:
ayer y mañana. El único momento valioso es ahora.-

Que aunque quiera mucho a la gente algunas personas no me devolverán ese amor.-

A no competir contra lo mejor de otros, sino a competir con lo mejor de mi.-

Que puedo hacer algo por impulso y arrepentirme el resto de mi vida.-

Que la pasión de un sentimiento desaparece rápidamente.-

Que si no controlo mi actitud, me controlara a mi.-

A nunca decirle a un niño que sus sueños son ridículos, ¿que tal si me cree?

Que la violencia atrae mas violencia.-

Que no importa que mi corazón este herido el mundo sigue girando.-

Que decir una verdad a medias es peor que una mentira.-

Que las personas que critican a los demás, también me criticaran cuando tengan oportunidad.-

Que es difícil ser positivo cuando estoy cansado.-

Que al final de la vida me doy cuenta que las únicas cosas que valieron
la pena son: mi familia, mi fe, un grupo muy selecto de amigos y unas experiencias que me dieron crecimiento personal.-

Que es mucho mejor expresar mis sentimientos, que guardarlos dentro de mi.

Poética


Di la verdad.

Di, al menos, tu verdad.

Y después

deja que cualquier cosa ocurra:

que te rompan la página querida,

que te tumben a pedradas la puerta,

que la gente

se amontone delante de tu cuerpo

como si fueras

un prodigio o un muerto


( de Fuera del Juego)

Heberto Padilla

sobre la intimidad...


La intimidad te aproxima a un desconocido. Tienes que quitarte todas las defensas. Sólo así es posible la intimidad. Si te quitas todas las defensas, todas las máscaras, quién sabe que hará contigo el desconocido. Todos escondemos mil y una cosas, no sólo a los demás sino a nosotros mismos, porque nos ha educado una humanidad enferma con toda clase de represiones, inhibiciones y tabúes.

Deseas intimidad con otro pero no abandonas tus defensas. Este es un conflicto entre amigos, amantes, familiares: ninguno quiere abandonar sus defensas y presentarse completamente desnudo, con sinceridad, pero los dos necesitan la intimidad.

A menos que dejes a un lado tus represiones, tus inhibiciones jamás podrás intimar con nadie. Si has llevado una vida sencilla, natural, no sentirás temor a la intimidad.

Una de las necesidades más básicas es que te necesiten, pero nadie quiere aceptar que mi necesidad básica es que “me necesiten, que me quieran, que me acepten”…
Vivimos en medio de pretensiones, de hipocresías: de ahí que la intimidad de miedo. El primer paso consiste en aceptarte en tu totalidad, y si estás dispuesto para la intimidad, alentarás a otro a que haga lo mismo. Tu sencillez ayudará a la otra persona a que sea franca contigo. Tu sencillez sin pretensiones también ayudará al otro a disfrutar de la sencillez, de la inocencia, la confianza, el amor y la franqueza.

Estás enjaulado entre absurdos conceptos y temes que si alcanzas demasiada intimidad con alguien, ese alguien se dará cuenta. Pero somos seres frágiles: una rosa tiene que ser frágil, una piedra, no. Y no hay ninguna necesidad de sentirse mal por ser una rosa y no una piedra.

La intimidad significa sencillamente que se te abren las puertas del corazón.

Actúa espontáneamente, sin preocuparte por las consecuencias. La vida es corta y no deberíamos estropearla pensando en las consecuencias ahora y en el futuro.

Vive en lugar de pensar que te recuerden. Estarás muerto.
En la tierra han vivido millones de personas que desconocemos. Acepta un hecho sencillo: que estarás aquí sólo unos días y que luego desaparecerás. No puedes desperdiciar esos pocos días en temores e hipocresías.

Nadie sabe nada del futuro: lo único que tienes entre tus manos es tu vida. Enriquécela lo más posible.

Te enriqueces con la intimidad, el amor, el abrirte a muchas personas.
No intentes reformar ni enseñar a los demás. No intentes cambiarlos. Basta con que cambies tu.

Cuando la mente guarda silencio y el corazón canta, estás listo para la intimidad, sin miedo, con alegría. Y sin la intimidad, te encuentras entre desconocidos.

Ser auténtico significa ser fiel a uno mismo. Es un fenómeno sumamente peligroso que pocas personas pueden afrontar, pero quienes lo hacen consiguen una gracia, una belleza y una satisfacción inimaginable. La autenticidad significa mantenerse veraz con tu ser: no escuches a los demás lo que te dicen que debes ser. Escucha en tu interior lo que te gustaría ser así no desperdiciarás tu vida.

Lo pasado pasado está y no lo lleves como una carga. Si no, no te permitirá ser auténtico en el presente
.

jueves, 6 de septiembre de 2007

a veces....


A veces, no conseguir lo que quieres es un maravilloso golpe de suerte...

Dalai Lama

martes, 4 de septiembre de 2007

La inocencia y el ego.


El ego confunde a las cosas con su juicio, la Inocencia las aclara;
El ego cree que las cosas son como el piensa que son.
Es más, el ego cree que las palabras son las cosas.
El ego no vive, interpreta.
Es una constante actuación que nunca alcanza la realidad en tanto la Inocencia trata a todos por igual...
Por eso está más cerca de la felicidad, de la riqueza, de la tranquilidad.
La Inocencia ve todo con asombro; por eso nos lleva de fiesta en fiesta.
La Inocencia cree lo que es una bienaventuranza;
La Inocencia es excitante porque ve todo por primera vez. Para ella el mundo está lleno de novedades.
Para la Inocencia todo es un espejo porque en la Inocencia tomamos conciencia de que somos parte de Dios, es decir, el que se ve a sí mismo en todas las cosas...
El Inocente se divierte fácilmente porque todo le llama la atención: una vaca pastando, el tronco de un viejo árbol, las mariposas negras sobre los trigales dorados, el colibrí detenido en el aire, el panadero sacando el pan del horno, la noche estrellada, la lluvia del invierno, los leños ardiendo en el hogar, los papeles de Matisse, las caravanas de las hormigas y las de lo beduinos, el sermón del domingo en la mañana y el fútbol del domingo en la tarde...
El ego le pone nombre a las cosas pero el inocente las ve;
el ego las juzga, el inocente las vive;
el ego divide, la inocencia armoniza diferencias;
el ego depende de la mente, el inocente del corazón;
el ego es viejo porque depende de la memoria pero el inocente está naciendo a cada instante...
El ego nos agota porque siempre lucha, el inocente flota graciosamente porque siempre se entrega.
El ego se aburre porque no puede dejar de buscar. El inocente va de asombro en asombro porque siempre encuentra y puede quedarse por la eternidad gozando el mismo caballo o la misma flor, o la misma estrella, porque el inocente está tan entregado a la vida que cambia como ella constantemente.
Por eso lo mismo nunca es lo mismo; por eso la Inocencia es fresca para siempre.

Facundo Cabral

Los apegos


Nos han enseñado a estructurar la vida como si las circunstancias fueran permanentes, como si la existencia ideal consistiera en amarrarse a una experiencia estática, donde la realidad fuera inmutable. Aprendimos a buscar estabilidad para hallar felicidad. Y esta creencia falsa nos ha llevado a apreciar más la rigidez de la muerte que la fluidez del movimiento de la vida. La tendencia marcada a querer repetir lo conocido es hoy el obstáculo más grande que tiene un hombre para alcanzar su apertura de conciencia, y representa una fórmula muy eficaz para producir estancamiento.
La vida marca ciclos de aprendizaje. Cuando uno de ellos se completa y todo se derrumba, debemos tener la sabiduría de seguir adelante sin mirar atrás. La experiencia bien vivida entrega para liberarse: dejamos ir nuestra infancia y la relación de dependencia con los padres; la adolescencia y el despertar de la primavera. Muchas veces quedan atrás también las relaciones de pareja, porque el compañero muere o se divorcia. Los hijos se van del hogar y dejan un vacío. Para todos nosotros hay tiempos de abundancia y de escasez; de alborotada juventud y de soledad en la vejez. Estos cambios son etapas que debemos recorrer inexorablemente, porque toda semilla debe nacer, crecer, florecer y dar su fruto.
En la naturaleza solo el hombre no acepta bien el cambio y la separación. Parece no saber que para poder avanzar es preciso soltar. Por eso cuando la realidad cambia, el ser que no es capaz de vaciarse de lo viejo se queda rezagado. Nadie nos enseña que hay un trabajo conciente que hacer, para liberarse de las ataduras del pasado y deshacerse del exceso de equipaje antes de continuar la marcha. Un ciclo de vida concluye y la realidad cambia, pero la mayoría de los individuos se quedan atorados en la añoranza de recuerdos que les condena a una vida sin propósito, porque están ciegos para disfrutar del regalo de un nuevo amanecer.
Cuando existe una dicotomía entre lo que es y lo que uno desearía que fuera, se crean estados de angustia, insatisfacción, dolor, miedo y resentimientos que deben ser sanados. El individuo, que vive fragmentado, debe volver a la unidad y esta solo se alcanza sabiendo cuál es la enseñanza evolutiva escondida tras cada ciclo de experiencias. Cuando lo conocido se derrumba y el horizonte cambia, es importante preguntarnos ¿qué debo aprender ahora? ¿cuál es la razón para que el universo me haya colocado en esta situación?
Para disolver apegos es necesario un cierre. Lo que quedó atrás y ya no tiene validez, no debe ser alimentado con la energía del pensamiento por más tiempo. No es posible avanzar por el camino con la mirada fija en el espejo retrovisor. Cuando hay obsesión con imágenes repetitivas, que vienen del pasado, es señal de que todavía queda algo pendiente por disolver y transformar. Entonces, con la ceremonia del perdón sanamos viejas heridas, aquellas que solo con el roce del recuerdo sangran nuevamente. También podemos trabajar en la aceptación de la desaparición de un ser querido. O reconsiderar nuestras quejas, que seguramente se reducen a que alguien cercano a nuestro corazón no cumplió bien con el rol que le asignamos. En este último caso hay que comprender que la culpa es solo nuestra, pues nuestra es la tarea de aceptar que cada ser nace con el derecho y la libertad de ser él mismo.
Cortar los lazos del pasado también significa renunciar a los resentimientos generados cuando las metas humanas previstas no se cumplen. A veces la vida tuerce nuestro destino para darnos la oportunidad de realizar una misión evolutiva trascendental, que el ojo humano no ve, porque el cerebro no conoce.


Por Hortensia Galvis Ramírez

"DESPIERTA"


"La espiritualidad es lo más práctico que hay en el mundo. Desafío a cualquiera a pensar en algo más práctico que la espiritualidad -no como piedad, no como devoción, no como religión, no como adoración, sino como espiritualidad- ...".

"Nunca caemos en la cuenta de que no es necesario arreglar cosas. Realmente no lo es. Esta es la gran iluminación. Es necesario comprenderlas. Si usted las comprendiera, ellas cambiarían".

"No se puede hacer nada para adquirir la felicidad, porque la felicidad no se puede adquirir. ¿Alguien sabe por qué? Porque ya la tenemos. ¿Cómo se puede adquirir lo que ya se tiene?".

"Las experiencias placenteras hacen la vida deliciosa. Las experiencias dolorosas llevan al crecimiento. Las experiencias placenteras hacen la vida deliciosa, pero de por sí no llevan al crecimiento. Lo que lleva alcrecimiento son las experiencias dolorosas".

"Otra ilusión es que los acontecimientos externos tienen poder para lastimarlo a uno, que otras personas tienen poder para lastimarlo. No, no lo tienen. Usted es el que les da ese poder".

"Métase en el hoy. Alguien dijo: "La vida es algo que sucede mientras estamos ocupados haciendo otros planes". Eso es patético. Viva el momento presente. Esta es una de las cosas que usted notará que le sucede a medida que despierta. Se encontrará viviendo en el presente, gustando de cada momento a medida que lo vive".

"NINGUN ACONTECIMIENTO JUSTIFICA UN SENTIMIENTO NEGATIVO. NO HAY NINGUNA SITUACION EN EL MUNDO QUE JUSTIFIQUE UN SENTIMIENTO NEGATIVO. ESO ES LO QUE TODOS NUESTROS MISTICOS NOS HAN DICHO HASTA EL CANSANCIO. PERO NADIE ESCUCHA. EL SENTIMIENTO NEGATIVO ESTA EN USTED"."!NO HAY NINGUNA EXPLICACION PARA TODOS LOS SUFRIMIENTOS,Y LOS MALES Y LAS TORTURAS Y LA DESTRUCCION Y EL HAMBRE QUE HAY EN EL MUNDO! ESO NUNCA SE LO PODRA EXPLICAR UNO; PUEDE INTENTARLO CON SUS FORMULAS, RELIGIOSAS O DE OTRA INDOLE, PERO NUNCA SE LO EXPLICARA. PORQUE LA VIDA ES UN MISTERIO, LO CUAL QUIERE DECIR QUE CON SU MENTE RACIONAL, UNO NO PUEDE EXPLICARSELO. PARA ESO TIENE QUE DESPERTAR Y ENTONCES SE DARA CUENTA REPENTINAMENTE DE QUE LA REALIDAD NO ES EL PROBLEMA, EL PROBLEMA ES UNO MISMO".



Anthony de Mello

"Escucha lo que no te digo"


" No te dejes engañar por mí.
No permitas que te engañen mis apariencias.
Porque no son más que una máscara,
quizá mil máscaras que temo quitarme,
aunque ninguna me representa.
Doy la impresión de estar seguro,
de que todo va viento en popa,
tanto dentro como fuera,
de que soy la confianza personificada,
de que la calma es mi segunda naturaleza,
de que controlo la situación
y de que NO TENGO NECESIDAD DE NADIE.
Pero no me creas, te lo ruego.
Externamente puedo parecer tranquilo,
pero lo que ves es una máscara.
Por debajo, escondido, está mi verdadero yo
sumido en la confusión, el miedo y la soledad.
Pero lo escondo.
No quiero que nadie lo sepa.
Me aterra pensar que pueda saberse.
Por eso tengo constantemente necesidad
de crear una máscara que me oculte,
una imagen pretenciosa que me proteja
de la miradas sagaces.
Pero esas miradas son precisamente mi salvación,
y lo sé perfectamente,
con tal de que vayan acompañadas
de la aceptación y del amor.
Entonces, esas miradas, se convierten
en el instrumento que puede liberarme de mi mismo,
de los mecanismos de defensa
y las barreras que he levantado entorno a mí,
en el instrumento que puede mostrarme aquello
de lo que no consigo convencerme:
que realmente tengo un valor.
Pero esto no te lo digo,
no tengo coraje:
Me da miedo que tu mirada no venga acompañada
de la aceptación y del amor.
Quizá temo lo que puedas pensar,
que puedas cambiar de opinión sobre mí,
que te burles de mí
y que tu sonrisa me fulmine.
En el fondo, lo que temo es No valer nada,
y que tú te des cuenta y me rechaces.
Por eso sigo con mi juego
de pretensiones desesperadas,
con una apariencia externa de seguridad
y con un niño tembloroso por dentro.
Despliego mi desfile de máscaras
y dejo que mi vida se convierta en una ficción.
Te cuento todo lo que no importa nada,
y nada de lo que de verdad importa,
de lo que me consume por dentro.
Por eso, cuando reconozcas esta rutina,
no te dejes engañar por mis palabras:
escucha bien lo que No te digo,
lo que querría decir, lo que necesito decir,
pero no consigo decir.
No me agrada esconderme, te lo aseguro,
me encantaría ser espontáneo, sincero y genuino,
pero tendrás que ayudarme.
Por favor, tiéndeme tu mano,
aún cuando parezca que eso es lo último que deseo.
Tú puedes sacar a la luz mi vitalidad,
cada vez que te muestras amable, atento y diligente,
cada vez que tratas de comprenderme,
cada vez que me aceptas tal y a pesar de lo que soy.
Porque me quieres,
mi corazón palpita y renace.
Quiero que sepas lo importante que eres para mí
y el poder que tienes, si quieres,
de sacar a la luz la persona que yo soy.
Escúchame, te lo ruego.
Tú puedes derribar las barreras
tras las que me refugio,
tú puedes arrancar mi máscara,
tú puedes liberarme de mi prisión solitaria.
¡ No me ignores ¡ ¡ No pases de largo, por favor ¡
Ten paciencia conmigo.
A veces parece que, cuanto más te acercas,
tanto más me rebelo contra tu presencia.
Es irracional, pero es así:
combato aquello de lo que tengo necesidad.
¡ Así somos los humanos muchas veces ¡
Pero el amor, el amor de Dios que habita en ti,
es más fuerte que toda resistencia,
y ahí reside mi esperanza,
mi verdadera esperanza.
Ayúdame a derribar las barreras
con tus manos firmes,
pero a la vez delicadas,
pues dentro de mi habita un niño
y un niño es siempre muy frágil.
¿Te preguntas quién soy?
Soy alguien a quien conoces muy bien.
Soy cada persona con quien te encuentras.
Soy... Tú mismo "

miércoles, 29 de agosto de 2007

Autorrealización y colaboración


Los seres humanos necesitamos afirmar nuestro yo, autoexpresarnos, manifestar nuestras cualidades y, al mismo tiempo, conectarnos con los otros, colaborar, nutrirnos y nutrir, sentirnos integrados al mundo.

Autoafirmación e integración son dos dinámicas presentes en toda persona. Se trata de dos tendencias opuestas que, al encontrar una expresión equilibrada, permiten ser un yo potente y, al mismo tiempo, vivir en conexión con los demás. Nace así la expresión del ser humano completo, potente, creativo, autodeterminado, que entrega su creatividad, que se enlaza, que colabora, que tiene una actitud de servicio, de dar y recibir, que se sintoniza con personas o grupos en el amor.

Sin embargo, estas dos tendencias conviven en una profunda pugna en el ser humano y en la sociedad. Por una parte hemos expresado nuestro yo personal desde el ego, ese aspecto del yo herido que acumula, esconde, se niega a compartir por miedo a perder su riqueza al darla a otros. La autoafirmación expresada a nivel de ego produce luchas de poder, intentos de aplastar a los demás para la propia autopreservación, países que abusan de otros, grupos económicos hambrientos, seres humanos en pugna por el conocimiento, las posesiones materiales, parejas que intentan poseerse para su propio beneficio, padres que esperan mostrarse a través de sus hijos.

Por otra parte, también vivimos la tendencia a integrarnos con los demás desde el ego, desde el miedo a no ser aceptados y amados, a quedarnos solos y desprotegidos, lo nos cual lleva a estar dispuesto a renunciar a cualquier convicción personal con tal de ser incluidos y cobijados por los otros. Esto genera rebaños, gente que vive sin un eje personal, dominados por las modas, estilos de vida, conceptos que se sostienen sólo por ser parte del grupo. Gente que explica su sujeción a formas de vivir con argumentos como es que la máquina te lleva, o la sociedad te obliga, apoyando así costumbres y valores con los cuales no vibran y que incluso son dañinos. Desde el ego gestamos Yo es tan fuertes que no se integran, o tan frágiles que pierden su eje.

Necesitamos ser nosotros mismos y, al mismo tiempo, necesitamos coordinarnos, sintonizarnos. ¿Cómo es que podemos dar a luz una expresión depurada y plena de estos dos aspectos? Entendiendo que la autoexpresión a que estamos llamados no tiene que ver con dar rienda suelta a los celos, envidias, orgullo, críticas que no son más que formas de reaccionar ante nuestras heridas profundas. La idea es que la autoexpresión nazca desde el alma, desde nuestro aspecto luminoso, potente, amoroso, creativo, entusiasmado en la idea de sacar a luz su melodía propia por impulso sincero y simple necesidad de Ser.

Por otra parte, la conexión con los otros no se basa en dejar de ser yo, sino en poner la expresión personal al servicio de la coordinación con los demás, en dar y recibir, en generar un movimiento de retroalimentación en redes que nos conduzca a vórtices de expansión que no podríamos lograr solos. La cuestión es manifestar la potencia plena del ser personal, en una actitud de respeto, de dejar ser a los otros, de empoderizarnos de nosotros mismos apoyando a los demás en sus dones, para nutrirnos mutuamente.

Manifestar la línea propia, sin pretender abarcar la que corresponde a otros, reconociendo y apreciando el aporte, el don de cada persona. Desde aquí podemos gestar un nuevo tiempo en que la autorrealización y la colaboración se trencen en la creación de un mundo mejor.
Este documento fué escrito por Patricia May por quien siento una profunda admiración.
Abrazos perfumados de amor para todos!

miércoles, 15 de agosto de 2007

El árbol del deseo


Una vez un hombre estaba viajando y entró al paraíso por error. En el concepto indio del paraíso, hay árboles que conceden los deseos. Simplemente te sientas bajo uno de estos árboles, deseas cualquier cosa e inmediatamente se cumple no hay espacio alguno entre el deseo y su cumplimiento.

El hombre estaba cansado, así que se durmió bajo un árbol dador de deseos. Cuando despertó, tenía hambre, entonces dijo: “Tengo tanta hambre! Ojala pudiera tener algo de comida”. E inmediatamente apareció la comida de la nada simplemente flotando en el aire, una comida deliciosa.
Tenía tanta hambre que no prestó atención de dónde había venido la comida. Cuando tienes hambre, no estás para filosofías. Inmediatamente empezó a comer y la comida estaba tan deliciosa! Una vez que su hambre estuvo saciada, miro a su alrededor. Ahora se sentía satisfecho. Otro pensamiento surgió en él: “Si tan sólo pudiera tomar algo!” Y por ahora no hay ninguna prohibición en el paraíso, de modo que de inmediato apareció un vino estupendo.
Mientras bebía este vino tranquilamente y soplaba una suave y fresca brisa bajo la sombra del árbol, comenzó a preguntarse: “Que está pasando? ¿Estoy soñando o hay fantasmas que están jugándome una broma?” Y aparecieron fantasmas feroces, horribles, nauseabundos. Comenzó a temblar y pensó: “Seguro que me matan!” Y lo mataron.
Esta es una antigua parábola, de inmensa significación. Tu mente es un árbol dador de deseos: pienses lo que pienses, tarde o temprano se verá cumplido. A veces, la brecha es tan grande que te olvidas por completo que lo deseaste, de modo que no puedes reconocer la fuente. Pero si observas profundamente, hallarás que todos tus pensamientos te están creando a ti a tu vida. Crean tu infierno, crean tu cielo. Crean tu desgracia y tu alegría, lo negativo y lo positivo… Cada uno es aquí un mago. Cada uno está hilando y tejiendo un mundo mágico entornos de sí mismo,,, y luego es atrapado. La araña misma es atrapada en su propia tela. No ha nadie que te torture excepto tú mismo, Y cuando se comprende esto, las cosas comienzan a cambiar.
Entonces puedes modificarlo, transformar tu infierno en cielo; sólo se trata de pintarlo con una visión diferente… toda la responsabilidad es tuya. Y entonces surge una nueva responsabilidad: puedes dejar de crear el mundo. No hay necesidad de crear ni en el cielo ni en el infierno, no hay ninguna necesidad de crear nada. El creador puede descansar, jubilarse. Y la jubilación de la mente es la meditación.

Saber enseñar


Una madre llevó a su hijo ante Mahatma Gandhi e imploró:

- por favor Mahatma, inste a mi hijo a no comer azúcar.
Gandhi, después de una pausa contestó:
- tráigame a su hijo de aquí a dos semanas.
Dos semanas después, ella volvió con el hijo. Gandhi miró bien profundo en los ojos del muchacho y le dijo:
- No comas azúcar.
Agradecida pero perpleja, la mujer pregúntó:
- ¿Por qué me pidió dos semanas? ¡podría haber dicho lo mismo antes!
Y Gandhi le contestó:
- Hace dos semanas, yo también estaba comiendo azúcar.

martes, 14 de agosto de 2007


Un "buscador" le preguntó al sufí Yalaluddin Rumi si el Corán era un buen libro para leer.

Y éste le respondió: "Más bien deberías preguntarte a ti mismo

si estás en condiciones de sacar provecho de él.


"Texto "La Verdad" - Anthony de Mello - Padre Jesuísta

domingo, 12 de agosto de 2007

EL PODER DE LAS PALABRAS


"Cuenta la historia que en cierta ocasión, un sabio maestro se dirigía a su atento auditorio dando valiosas lecciones sobre el poder sagrado de la palabra, y el influjo que ella ejerce en nuestra vida y la de los demás.

"Lo que usted dice no tiene ningún valor"- lo interpeló un señor que se encontraba en el auditorio. El maestro le escuchó con mucha atención y tan pronto terminó la frase, le gritó con fuerza: "Cállate, estúpido!! y siéntate, idiota"!!.

Ante el asombro de la gente, el aludido se llenó de furia, soltó varias impresiones y, cuando estaba fuera de sí, el maestro alzó la voz y le dijo: "Perdone caballero, le he ofendido y le pido perdón; acepte mis sinceras excusas y sepa que respeto su opinión, aunque estemos en desacuerdo".

El señor se calmó y le dijo al maestro: "Le entiendo, y también pido disculpas y acepto que la diferencia de opiniones no debe servir para pelear, sino para mirar otras opciones".

El maestro le sonrió y le dijo: "Perdone usted que haya sido de esta manera, pero así hemos visto todos del modo más claro, el gran poder de las palabras: Con unas pocas palabras le exalté, y con otras pocas le calmé"

Las palabras no se las lleva el viento, las palabras dejan huella, tienen poder e influyen positiva o negativamente.

Las palabras curan o hieren a una persona. Por eso mismo, los griegos decían que la palabra era divina y los filósofos elogiaban el silencio. Piensa en esto y cuida tus pensamientos, porque ellos se convierten en palabras, y cuida tus palabras, porque ellas marcan tu destino.

Medita sabiamente para saber cuándo y cómo hay que comunicarse, y cuándo el silencio es el mejor regalo para ti y para los que amas.

Eres sabio si sabes cuándo hablar y cuándo callar.

Entre locos y cuerdos


Los locos dan festines
y los cuerdos son los invitados
Los locos viven inventando mundos
y los cuerdos viven en mundos inventados
Los locos crean castillos
y los cuerdos los habitan
Los locos son mitad cielo y mitad tierra
los cuerdos son solo tierra
Los locos crean la música
y los cuerdos solo la escuchan
Los locos son personajes
y los cuerdos son actores
Los locos son poesía
y los cuerdos quienes redactan
Los locos son la pintura
y los cuerdos solo pintan
Los locos viven en muchos mundos
y los cuerdos solo viven en la tierra
Los locos se sienten libres y los cuerdos... los encierran.
Un precioso aporte de mi queridisima y admirada amiga Ivonne...Idola!

jueves, 9 de agosto de 2007

El jardín de la vida


Aunque sea una metáfora, es verdad; cuando venimos a este mundo nos dan unas semillas, y nuestra oportunidad realmente radica en lo que hacemos con ellas. ¿Cuáles son estas semillas?
Podemos empezar con una relación muy simple. Una podría ser la semilla de la ira. Otra, la semilla de la duda, y otra la de la confusión. Pero también hay una semilla de la generosidad, otra del amor, y otra de la comprensión. La semilla que plantes en tu jardín, en este jardín de la vida, se convertirá finalmente en el árbol bajo el cual descansarás. Lo apacible que resulte dependerá directamente del tipo de semilla que hayas plantado.
Algunos árboles tienen unas flores muy bellas, pero producen una savia que no permite a la hierba crecer bajo ellos. Cada semilla tiene una peculiaridad particular, algo para ofrecer. Pero cuando la plantas, cuando crece y se convierte en un árbol, desarrolla unas características muy específicas que puede que te gusten o no.

Yo no estoy aquí para emitir juicio alguno, ni para decirte qué tipo de semilla deberías haber plantado.
Simplemente estoy señalando algunas de sus características. Tú eres capaz de tomar la decisión por ti mismo. Tienes suficiente inteligencia como para elegir desde un lugar de claridad lo que más te ha de beneficiar. Cuando se dan las circunstancias para poder ver con claridad, los seres humanos toman la decisión correcta.
¿Qué es lo que has plantado? Si quieres saber lo que has estado alimentando, simplemente abre la ventana y mira tu jardín. Verás todos los árboles que han crecido en él.
La mayoría de nosotros hemos plantado la semilla de la ira y parece que no titubeamos en acercarnos a este árbol, pero las gotas que nos caen de él, no nos gustan. Así que te prometes a ti mismo que nunca más te acercarás. Pero, o te olvidas o estás tan acostumbrado a vivir en la inconsciencia que no dudas en volver a ese árbol y empaparte por entero con su savia. Es asqueroso, y a veces esta savia es tan repugnante que te puede llevar una vida entera deshacerte de ella. Dos personas se aman, pero empiezan a visitar cada uno su propio arbolito y a recolectar su savia, y entonces: "Te odio. Ojalá que nunca hubieras nacido".
El árbol de la duda crece cuando las personas plantan su semilla: "¿Va a suceder eso realmente?". También es asqueroso, porque este árbol desprende un polvo que lo cubre todo, y convierte en nada todo aquello que podría haber sido hermoso. Una de las mayores lecciones que debemos aprender en la vida es dar a cada nuevo día el beneficio de una duda positiva: "Quizá éste sea mi día. A lo mejor lo que él me diga hoy será diferente".
¿Qué pasa con la comprensión? Tal vez no hayas plantado nunca esas semillas, pero no importa. Cuando sea que las plantes, crecerán; así que nunca es demasiado tarde. ¿Pero cuál es el árbol de la comprensión? Nos han enseñado a creer, a realizar un "acto de fe". Eso podría ser muy arriesgado, y no tienes por qué asumir ese riesgo. Puedes reemplazarlo por la comprensión, la comprensión de lo que significa estar vivo.
La mayoría de la gente piensa: "Yo ya sé lo que significa estar vivo". Pero tu vida está asociada con tu trabajo, con las cosas que suceden a tu alrededor. Ésa no es tu vida. Esas cosas existen porque yo existo, pero no son mi existencia. Cambiarán, podrían aparecer y desaparecer, pero yo seguiré ahí. En el centro está tu vida, tu comprensión, tus pasos, tu viaje, tu júbilo, el sentimiento de tu corazón, y el proceso hacia la satisfacción absoluta y total.
¿Qué significa estar pleno? Es un sentimiento que emana de tu interior, de tu núcleo esencial. Si alguien te pregunta: "¿Estás satisfecho?", podrías contestar: "Sí, tengo un buen trabajo, una buena familia, un buen coche, grandes amigos, incluso mis mascotas me hacen caso, así que debo estar satisfecho". ¿Pero te sientes pleno? ¿Has plantado la semilla de la plenitud?
Echa un vistazo y observa qué tipo de árboles hay en tu jardín. ¿Has plantado la semilla de la comprensión? Generamos inconsciencia y luego nos preguntamos qué es lo que nos ocurre en nuestras vidas. Eso no puede ser. Mira de nuevo esas semillas que te han dado y toma alguna decisión viable, especialmente si al observar tu terreno te das cuenta de que algunos árboles que pensabas que estarían ahí, no lo están. Pero no te preocupes. Las semillas están en tu mano, plántalas. Cuídalas.
Fomenta la generosidad en tu vida y se te recompensará con el regalo de la bondad. Planta la semilla del amor y se te gratificará con ese sentimiento increíble de amor bailando en tu corazón. Planta la semilla de la comprensión y se te premiará con comprensión. Planta la semilla de la claridad y se te recompensará con claridad.
¿Por qué deberías hacerlo? Para sentir la bondad. Para sentir ese amor auténtico. Para sentir esa comprensión verdadera. Para comprender cómo es vivir sin dudas. Para comprender que hay un lugar en el que hay respuestas, no para los demás, sino para ti.

Maharaji

martes, 7 de agosto de 2007

Este es mi regalo...


Una niña canadiense llamada Kaycee Poirier, de diez años, rescribió poco antes de morir de un tumor cerebral, éstos principios en un lenguaje adecuado para los niños manifestando:
«Éste es mi regalo para otros niños que están luchando por vivir»

¡ El amor es una de las cosas más importantes de la vida !
Es importante mejorar, por eso, ¡ no debemos dejar que nos atrape el miedo !.
Dar y recibir son la misma cosa.
No vivas en el pasado y no vivas en el futuro.
Haz lo que puedas ahora. Cada minuto es para dar amor.
Podemos aprender a querernos a nosotros mismo y a los demás por la vía de perdonar en lugar de no perdonar.
Podemos encontrar amor en lugar de defectos.
Si hay algún problema afuera, no te desesperes, porque adentro estás seguro.
Todos somos alumnos y maestros unos para otros.
No te fijes sólo en las cosas malas, ¡ fíjate también en las cosas buenas!
Como el amor es para siempre, la muerte no tiene por qué darnos miedo.
Siempre podemos ver a los demás como personas que están dando amor o pidiendo ayuda.

Palabras de un rabino jasídico


Cuando yo era joven, me propuse cambiar el mundo.
Al crecer un poco más, me percaté de que esto era demasiado ambicioso,
por lo que me propuse cambiar mi país.
Me di cuenta al hacerme mayor de que también era demasiado ambicioso,
de modo que me propuse cambiar mi ciudad.
Cuando advertí que no podría hacer ni siquiera esto,
traté de cambiar a mi familia.
Ahora que soy viejo, sé que debería haber comenzado por cambiar yo mismo.
Si hubiera empezado por mí mismo,
tal vez habría conseguido cambiar a mi familia, mi ciudad o aún el país...
y quién sabe, ¡quizás incluso el mundo!

(Palabras de un rabino jasídico en su lecho de muerte)

Algunos extractos


Somos hierros, envueltos en alambres de cobre, y cada vez que queremos magnetizarnos podemos lograrlo. Hacemos fluir nuestro voltaje interior por el alambre y atraemos a quienes deseamos atraer. Al imán no le inquieta la técnica del funcionamiento. Es él mismo, y por su naturaleza atrae algunos elementos y deja otros intactos.

Es una ley cósmica. Los semejantes se atraen. Limítate a desplegar tu propia personalidad, serena, transparente y luminosa. Cuando irradiamos lo que somos, preguntándonos a cada instante si lo que hacemos es lo que deseamos hacer y haciéndolo sólo cuando la respuesta es afirmativa, nuestra actitud rechaza automáticamente a quienes nada tienen que aprender de lo que somos y atrae a quienes sí tienen algo que aprender, que son los mismos de quienes nosotros a la vez aprendemos.

He aquí una prueba para verificar si tu misión en la tierra ha concluído:

Si estás vivo, aun no ha concluído.

Supongo que durante mucho tiempo la gente no pudo volar porque no lo creía posible; por eso no aprendía los principios elementales de la aerodinamica.

Yo quiero creer que en alguna parte existe otro principio: no necesitamos aviones para volar; ni para atravesar paredes, ni para llegar a los planetas.

Podemos aprender a hacerlo sin la ayuda de ningún tipo de maquinas. Si lo deseamos.

Para vivir libre y dichosamente, deberás sacrificar el tedio.

No es siempre un sacrificio fácil.

No te dejes abatir por las despedidas.
Son indispensables como preparación para el reencuentro.

Y es seguro que los amigos
se reencontrarán después de algunos momentos
o de todo un ciclo vital.

Tu ignorancia es directamente proporcional
a la medida en que crees en la injusticia
y la tragedia.

Lo que la oruga interpreta como el fin del mundo
es lo que su dueño denomina mariposa.

Perspectiva:
Utilízala y olvídala.
Si has abierto esta página,
olvidas que lo que sucede a tu alrededor no es real.
Piensa en esto.

Enseñar es recordarles a los demás
que saben tanto como tú.
Son todos aprendices,
ejecutores, maestros.

Los interrogantes más sencillos son los más profundos.
Dónde has nacido? Dónde está tu hogar?
A dónde vas?
Qué haces?

Plantéatelos de tiempo en tiempo, y observa cómo cambian tus respuestas.

Enseña mejor lo que más necesitas aprender.