lunes, 1 de octubre de 2007

Coraje...


"Tener el coraje de ir más allá", es el acto de relajarse y permitir que tu vida entre en un fluir libre y espontáneo. Esto conlleva menos estructuración, más confianza y fe y tomar la vida tal y como te la encuentras, en vez de intentar encuadrarla en un patrón preconcebido y enfadarse cuando las cosas no resultan como esperabas.

El ego es por naturaleza resistente a dejarse fluir. Quiere aferrarse a su sentimiento de poder y dominar tu vida y las vidas de los demás. Necesita del control porque se siente inseguro. Así que puede darte miedo dejarte fluir, pero bajo mi punto de vista es más atemorizante permanecer donde estar.

En el mundo del ego y del intelecto, no tienes que desarrollar una confianza ciega. Puedes confiar en tus experiencias pasadas y reflexionar las cosas y normalmente eso funciona para ti la mayor parte del tiempo. Pero como ser espiritual, confiar es vital. En el dinámico y asombroso mundo del Yo Infinito, vuelas a ciegas. No tiene límites, así que te llevará a terrenos que no te son familiares y eso precisamente es lo que hace el proceso tan fascinante. El viaje del ego al espíritu conlleva resolver las paradojas dela existencia humana:

Tenemos que aceptar la infinidad estando dentro de un cuerpo mortal.

Tenemos que creer en un Dios que no podemos ver.

Tenemos que aprender a amar en una dimensión donde hay tanto odio.

Tenemos que ver abundancia cuando la gente habla constantemente de carencia.

Tenemos que descubrir la libertad donde el control es la religión estatal.

Tenemos que desarrollar nuestra autovalía mientras la gente nos critica y empequeñece.

Tenemos que ver belleza donde hay fealdad

Tenemos que abrazar la amabilidad y las actitudes positivas cuando estamos rodeados de incertidumbre.

Tenemos que sentirnos a salvo a pesar de nuestras preocupaciones.

En conclusión, al coraje de ir más allá, el coraje de ser vulnerable. Conforme cambies y crezcas el ego se sentirá asediado y amenazado. Si tienes poca o ninguna resistencia, estarás bien; si te resistes y luchas, dolerá un montón. Así que sé valiente. Permítete ser vulnerable. Deja a un lado la insistente psicología del macho que sufre la mayoría de la gente. En vez de eso penetra en la intensa belleza espiritual de moverte y fluir sin saber necesariamente qué camino tomar o cómo llegarás allí.

Por Stuart Wilde

1 comentario:

eva dijo...

kerida klau...
te envìo como siempre, mis felicitaciones por tan bello espacio, me sirve mucho leer tus textos, tus imagenes son muy lindas y la mùsica, tambien....
estoy por leer el tan mencionado libro de EL SECRETO y me gustarìa mucho leer tu opinion y la de los amigos aki presentes....de dicha lectura.....
te mando un abrazo con mucho cariño por el bien k me hacen tus textos...gracias...atte. eva. mexico. d.f.